Saltar al contenido
aceite.store

Aceite de colza

Habrás oído hablar de este aceite mucho. La mayoría de veces para mal, pero seguro que alguien te ha dicho que tiene sus ventajas y que es muy usado en muchas partes del mundo. Aquí te vamos a desmontar algunos mitos y vamos a darte toda la información que necesitas sobre el aceite de colza.

¿Qué es la colza?

A pesar de los malos recuerdos que trae este aceite, luego veremos que no es así, el aceite de colza se extrae de las semillas de la planta de colza, nombre científico Brassica napus. El término napus, deriva de la palabra latina nabo, rapum. La colza está relacionada con la mostaza, nabos y otras plantas como la col, berzas, repollo.

Campos de colza en Alemania y Francia. En dichos países son muy típicos estos paisajes
Campos de colza en Alemania y Francia

Si has visitado Alemania en primavera, puede que hayas notado grandes campos con plantas de color amarillo brillante a lo largo de la autopista. Estos campos son flores de colza, un cultivo importante para Alemania y muchos otros países que utilizan las semillas para cocinar, aceite, biodiesel y otros productos a base de aceite como el aceite para lámparas y jabones.

Origen y procedencia del aceite de colza

La colza, es un vegetal híbrido producto del cruce del nabo y de otras plantas como el repollo, la coliflor, el brócoli. Todos éstos vegetales pertenecen a la misma familia de las Crucíferas. Principalmente en Sudamérica, Reino Unido y otros países, se le llama aceite de canola.

Cabe decir que en Canadá es el aceite más consumido.

Alemania y Francia son los países que mayores extensiones tienen de producción de la planta de la colza ya que es mucho más barata de plantar y mantener. El coste al consumidor del aceite de colza es mucho más económico que el de oliva o girasol, por ejemplo.

La flor de colza tiene un color amarillento muy característico y es muy utilizado en los países del resto del mundo para diversas actividades.
Flor de Colza

Aunque cabe destacar que en España desde 1981, cuando hubo el famoso caso del aceite de colza, el consumo es prácticamente nulo.

¿Cómo se obtiene el aceite de colza?

El aceite de colza se obtiene prensando las semillas de la planta. Contrariamente a la creencia popular, la colza oleaginosa no es un cultivo nuevo; su uso en Gran Bretaña se remonta a la época en que los romanos la trajeron a Inglaterra para quemarla en lámparas de aceite. La colza se reconoce fácilmente por sus flores de color amarillo brillante, que florecen en mayo y junio.

Algunos agricultores utilizan los glifosatos, para acelerar la maduración del cultivo, de modo que se seque más rápido, lo que significa que pueden cosechar antes.

Pero en un cultivo de colza ecológico, éste se siega y se deja que se seque por si solo al sol, una vez seco, se procede a su recolección.

Para extraer el aceite de colza, se utiliza un proceso llamado prensado en frío. El prensado en frío es el método simple y tradicional de producción de aceite. La semilla es simplemente prensada (o exprimida) a baja temperatura, lo que significa que los aceites de color dorado natural rico y los nutrientes se conservan.

Aceite de colza tiene una gran cantidad de propiedades aunque, con los acontecimientos de la historia, tenga una fama muy por debajo de la que realmente debería tener.
Aceite de colza embotellado

Una vez que el aceite se ha asentado, se filtra y se embotella. Realmente es tan simple como eso. Sin calor, sin productos químicos, sólo aceite puro y saludable de cosecha propia. Sólo se prensan las semillas una vez, lo que garantiza que sólo se produce aceite de colza prensado en frío de la más alta calidad, sin diluir y sin mezclas con otros aceites.

Propiedades y beneficios del aceite de colza

Posee el contenido de grasas saturadas más bajo de todos los aceites, menos de la mitad que el del aceite de oliva. Es una gran fuente de Omega 3, 6 ,9 con 10 veces más Omega 3 que el aceite de oliva. Es una buena fuente de vitamina E antioxidante. Alto contenido de grasas monoinsaturadas. No contiene conservantes artificiales y está libre de grasas trans y transgénicas. Es adecuado para una gran variedad de dietas.

Es seguro cocinar a altas temperaturas con un punto de humidificación de 230 ºC, mucho más alto que el aceite de oliva, lo que significa que no quema los alimentos y no crea elementos dañinos, que causan carcinógenos.

¿Sabía usted que el aceite de colza virgen extra prensado en frío se puede utilizar como cualquier otro aceite de cocina? (aceites de girasol, de oliva y vegetales)

Un aceite versátil

El aceite de colza es extremadamente versátil y se puede utilizar para preparar platos dulces y salados para el desayuno, el almuerzo y la cena.

Aquí te traemos algunas de estas opciones que da este aceite:

  • Para tostar alimentos
  • Se puede utilizar para freír varias veces
  • Para hornear
  • Para marinadas
  • Salsas como la mayonesa y el aderezo para ensaladas.
  • Para masajes

Dados los obvios beneficios dietéticos y para la salud de este producto natural y su versatilidad de usos, ¿por qué no cambiar hoy al aceite de colza extra virgen prensado en frío?

Inconvenientes del aceite de colza

Cualquier tipo de refinado del aceite, es perjudicial, pues afecta la acidez del mismo y la calidad.

Esto no significa, sin embargo, que tengamos que descartar todos los productos que se procesan. En el caso de la colza, el refinado tiene como objetivo eliminar o reducir la concentración de sustancias tóxicas, producto de fertilizantes u otros agentes patógenos.

Como puedes ver, el aceite de colza no es tan terrible como se describe. En mi opinión, definitivamente vale la pena incluirlo de vez en cuando en tu dieta, por ejemplo, debido a la proporción ideal de omega-6 y omega-3 y al alto contenido de vitamina E. Por lo tanto, podemos diversificar nuestra dieta.

Usos del aceite de colza

Los usos de este tipo de aceite son diversos y, aunque antes ya te hemos dado unas pequeñas pinceladas, aquí te traemos sus usos en la industria alimentaria y como producto cosmético.

Industria alimentaria

El aceite de colza prensado en frío es un producto limpio, natural, de la más alta calidad, producido sin el uso de sustancias químicas (colorantes, disolventes, conservantes) o altas temperaturas durante el prensado. Gracias a esta cuidadosa forma de procesar, las sustancias que contiene no se destruyen y es rica en ácidos grasos insaturados esenciales.

  • Omega 6, omega 3 y vitaminas.
  • Ácidos grasos saturados (SAFA):
  1. Ácido palmítico: 1,5 – 6%
  2. Ácido esteárico: 0,8 – 2,5%
  • Mono ácidos grasos insaturados (MUFA):
  1. Ácido oleico (llamado también Omega 9): 50 – 66%
  • Ácidos grasos poliinsaturados (PUFA):
  1. Ácido linoleico (llamado también Omega 6): 18 – 24%
  2. Ácido linolénico α (llamado también Omega 3): 6 – 14%

Productos cosméticos

Su composición es adecuada para la producción de cremas que tienen un efecto altamente beneficioso sobre la piel del cuerpo humano y ayudan a tratar enfermedades de la piel.

Tanto el jabón natural sólido como el líquido están hechos de aceite. A diferencia del jabón de tocador normal, el jabón hecho del aceite de colza en la forma tradicional de fabricación en frío conserva el contenido de todos los componentes útiles que tienen un efecto beneficioso y deseado en la piel.

Aceite de colza desnaturalizado y síndrome del aceite tóxico

El síndrome del aceite tóxico, o neumonía atípica, fue una enfermedad, hasta entonces desconocida, que en España se produjo en 1981. La causa fue la entrada de una partida de aceite colza desnaturalizada con anilina, para uso industrial, y produjo víctimas en toda España, desde entonces el consumo interno de aceite de colza es mínimo.

Caso del aceite de colza de 1981

En 1981, en España, la ingestión de un aceite vendido de manera fraudulenta como aceite de oliva provocó un brote de una intoxicación no registrada anteriormente, más tarde conocida como síndrome del aceite tóxico, caracterizada clínicamente por mialgias intensas incapacitantes, marcada eosinofilia periférica e infiltrados pulmonares.

De las 20,000 personas afectadas, hubo aproximadamente 300 muertos, poco después del inicio de la enfermedad y un número mayor de ellos desarrolló una enfermedad crónica. Durante más de 15 años, un comité científico respaldado por la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud y por el Instituto de Salud Carlos III en Madrid ha orientado la investigación destinada a identificar los agentes causales para evaluar la toxicidad y el modo de acción.

Establecer la patología de la enfermedad y detectar las consecuencias

No se ha detectado ningún exceso de mortalidad tardía. Entre los sobrevivientes, la prevalencia de algunas afecciones crónicas (por ejemplo, esclerodermia, cambios neurológicos) es alta. Los intentos de reproducir la condición en animales de laboratorio no han tenido éxito y ninguna condición similar al síndrome ha sido reportada en la literatura científica.

Estos productos químicos también se han encontrado en aceites sintetizados en condiciones que simulan las hipótesis que se produjeron cuando se desarrolló el aceite tóxico en 1981. Queda por aclarar si los ésteres son simplemente marcadores de toxicidad de los aceites o tienen la capacidad de inducir la enfermedad.

El gran problema de este caso, fue que al aceite colza adulterado y desnaturalizado se vendió, por fuera de los canales normales de distribución, se vendió como aceite oliva, a través de mercadillos, o de puerta a puerta, de ahí el gran problema, que supuso relacionar la venta de este aceite con la enfermedad.

Hoy en día todavía son muchas las personas que padecen secuelas de la enfermedad, los síntomas eran trastornos neuromusculares, los afectados no podían caminar, fatiga general, insomnio, pérdida rápida de peso, hoy en día las personas que fueron afectadas por el síndrome de la colza adulterada, siguen padeciendo, estos problemas.

Treinta y ocho empresas aceiteras del país fueron procesadas, las sesiones de la Audiencia Nacional duraron hasta 1988 y la sentencia se dictó un año después. Todos ellos fueron condenados a la más alta pena por envenenamiento masivo.